91 542 2800  Contactar arrow 02

ico intranet 

El CID-ICADE organizó una jornada a los 40 años del acuerdo entre el Estado Español y la Santa Sede

LibertadReligiosaEl Centro de Innovación del Derecho (CID-ICADE), en colaboración con la Fundación SM, organizó el pasado día 21 de noviembre una jornada para debatir acerca de la libertad y la educación religiosa. Lo hizo bajo el título “40 años del acuerdo entre el Estado Español y la Santa Sede: Una mirada al pasado y al futuro de la libertad y la educación religiosas en España” y debatió acerca del pasado, presente y futuro del acuerdo de 1979 o de la presencia de la religión en la educación y en la escuela, entre otras importantes cuestiones. La jornada formaba parte de la oferta de los Seminarios de Actualidad Jurídica (SAJ) para el presente curso 2018-2019.

La Jornada fue inaugurada por Julio L. Martínez, SJ, rector de Comillas. En la inauguración intervinieron también los profesores Íñigo A. Navarro, decano de la Facultad de Derecho (ICADE), y Federico de Montalvo, director el CID-ICADE, así como José María Felices, vicepresidente de SM. 

En la conferencia inaugural, a cargo del rector de Comillas, Julio L. Martínez hizo un repaso histórico que le llevó a calificar la libertad religiosa como “un importante fruto del Concilio, largamente trabajado y muy difícil de gestar”, subrayando al mismo tiempo que “Europa necesita hoy un suplemento del alma”, o lo que es lo mismo, la presencia del hecho religioso en la vida pública para promover un ejercicio democrático con todas garantías. Para ello, reivindicó la cultura del encuentro promovida por el papa Francisco, que se traduce en “construir puentes y no muros, integrar, discernir y combatir el odio que crece junto al miedo y el vacío”.

Eugenio Nasarre, primer Director General de Asuntos Religiosos de la democracia, señaló que la laicidad positiva (la aconfesionalidad del Estado) que proclama la Constitución en su artículo 16, es el mejor modelo para garantizar la libertad religiosa no solo hace 40 años, sino sobre todo actualmente en una sociedad que es más compleja y plural. El modelo de aconfesionalidad integra mejor las diferentes posiciones sobre la religión. Además, añadió que el Concilio Vaticano II contribuyó notablemente a que pudiéramos tener una Constitución como la de 1978, habiendo tenido un papel relevante significados miembros de la Iglesia en la Transición y en la construcción de la nueva democracia española, destacando al Cardenal Tarancón y a José María Martín Patino. También recordó que los Acuerdos del Estado español con la Santa Sede, aunque estaban elaborados antes de la aprobación de la propia Constitución, se prefirió aprobarlos formalmente después de la entrada en vigor de aquélla para evitar que pudieran considerarse preconstitucionales. Dichos Acuerdos atendieron a cómo iba fraguándose el texto constitucional.

Carlos Vidal, Catedrático de Derecho Constitucional de la UNED, recordó que la negativa francesa a la mención del cristianismo en el Preámbulo de la Constitución de la UE fue un error, y así el propio Macron recordaba hace pocos meses la importancia que el cristianismo ha tenido en la construcción de Europa, señalando que los europeos somos herederos de dicha tradición.

Carlos García Andoin, que participó en el gobierno socialista de Rodríguez Zapatero, señaló que los Acuerdos no pueden ser considerados ni totem ni tabú y así propuso sustituir los mismos por una legislación común que regule la libertad religiosa en relación con todas las religiones, ya que el Acuerdo de 1979 supone un privilegio para la religión Católica. Prefiere una nueva Ley de Libertad religiosa larga y unos Acuerdos con las entidades religiosas que los concreticen cortos. Un modelo que equilibre el modelo unilateral con el pacticio.

En la Segunda Mesa Redonda se trató sobre la presencia de la religión en la educación y en la escuela. Moderó la mesa la profesora Mª Isabel Álvarez Vélez, directora del Departamento de Disciplinas Comunes de la Facultad de Derecho de Comillas, y participaron Juan López Martínez, vocal asesor del gabinete del Secretario de Estado de educación y formación profesional, Fernando Rey Martínez, consejero de Educación de Castilla y León y Catedrático de Derecho Constitucional, y Javier Cortés, SM, director del colegio Summa Aldapeta de San Sebastián.

Juan López, durante su intervención, realizó un estudio de Derecho comparado sobre la asignatura de religión en los países de nuestro entorno y señaló que el Gobierno plantea ahora que “la enseñanza de la Religión es un tema completamente abierto, sometido a consulta por parte de todos los agentes implicados” y que en el proyecto que está preparando el Gobierno la asignatura “será de oferta obligatoria para los alumnos que lo soliciten y financiada con fondos públicos”.

Por su parte, Fernando Rey criticó la reforma señalando que en su opinión era convertir la presencia del hecho religioso en el aula en un debate “con grumo ideológico” cargado de anticlericalismo. “¿Verdaderamente era necesario que en la reforma de la Ley Orgánica abordara el tema de la Religión? No es un tema central de la vida de los centros y, una vez que se invoca, se agota el mínimo consenso que pueda haber sobre el tema educativo”, argumentó.

Finalmente, Javier Cortés indicó que “hasta ahora no se ha hablado de los alumnos, que son los protagonistas y quienes tienen que construir su identidad en las aulas”, y defendió la escuela como promotora de la “ciudadanía democrática”, así como “abierta a la universalidad de los saberes con sus diferentes racionalidades con el horizonte de una educación integral”. Cortés reivindicó así “una presencia sistemática y generalizada de lo religioso en el sistema educativo”.

La Jornada terminó con la conferencia de clausura, que corrió a cargo de Mons. Angelo Vicenzo Zani, Secretario de la Congregación para la Educación Católica, que instó a todos los agentes educativos –escuela, familias, administraciones, etc.– a aupar un pacto global que permita hacer de la educación un “motor de cambio” para buscar una alternativa a la actual sociedad “masificada e individualista”. “La educación no puede estar en función del sistema, es un motor de cambio de transformación de ese sistema, al servicio de la comunidad”, expresó el experto vaticano sobre la tentación de que la enseñanza quede en manos del Estado.

En la clausura acompañaron al rector de la Universidad el Cardenal Arzobispo de Madrid, Mons. Carlos Osoro, el Presidente de la Fundación SM, Javier Palop, así como el vicepresidente de SM, José María Felices. El Cardenal instó a promover un debate sereno: “La cultura del encuentro solo se hace si tenemos lugares como este donde podemos hablar, sin tirarnos dardos y sin miedos”. Así, señaló que “vivir encerrados y no fomentar este encuentro no es cristiano ni sería propio de esta universidad y de SM”. En este sentido, Palop ahondó en la disponibilidad de la Fundación para propiciar más “foros de altura donde haya una saludable racionalidad”, mientras que Felices recordó que estos espacios buscan ser “un reflejo de que la educación nos mueve, desde la sabiduría intelectual, del aula y de la vida”.

 

ab

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información acerca de la configuración y el uso de cookies visite nuestra Política de Cookies.