91 542 2800  Contactar arrow 02

ico intranet 

La Facultad de Teología organizó una Jornada de Estudio sobre "Arquitectura y Liturgia"

arquitecturayliturgia 1

El miércoles 28 de noviembre se celebró la Primera Jornada de Estudio sobre Arquitectura y Liturgia, organizada conjuntamente por la Universidad Eclesiástica San Dámaso, la Pontificia Università de la Santa Croce de Roma y la Universidad Pontificia Comillas, con el tema “Claves del siglo XX para hoy”.

La numerosa participación no deja lugar a dudas sobre la actualidad y el interés del tema. Asistieron tanto arquitectos como liturgistas y aficionados del tema de diversas proveniencias, entre las cuales cabe mencionar la ETSAM, la Universidad de Coruña, la Universidad de Salamanca y la Universidad de Navarra. Este día no sólo se construyeron puentes entre las mencionadas universidades, sino además entre ámbitos eclesiales y universidades públicas.

El rector de Comillas, D. Julio Martínez SJ, recordó al inaugurar la jornada la importancia de esta colaboración, además de la íntima conexión que debe existir entre las dimensiones eclesiales de la martyria-kerygma, de la leitourgia y de la diakonia.

El cardenal-arzobispo de Madrid, D. Carlos Osoro, recordó la importancia de cultivar lugares y liturgias que fomenten el encuentro, el diálogo, la esperanza y la fraternidad. Además, concluyó la jornada apelando a la via pulchritudinis, al potencial evangelizador y mistagógico de la belleza en todas sus vertientes, más que cualquier discurso.

Los cuatro organizadores y ponentes propusieron un recorrido a lo largo del siglo XX para encontrar claves litúrgicas y arquitectónicas con vigencia hasta hoy, desde El espíritu de la liturgia (1918) de Romano Guardini hasta El genio cristiano del lugar (1997) de Frédéric Debuyst, con detenida atención a La edificación de la Iglesia (1938) de Rudolf Schwarz y Arquitectura y liturgia (1967) de Louis Bouyer, además de los documentos conciliares y postconciliares acerca de la arquitectura litúrgica.

El Prof. Juan Rego Bárcena, sacerdote de la Prelatura del Opus Dei y profesor de liturgia de la Pontificia Università de la Santa Croce, propuso un hermoso y sugerente “paseo con Romano Guardini” a partir de su visión litúrgica y dialógica, basada en el silencio y en la escucha. Destacó a los dos sujetos del encuentro que tiene lugar en el “espacio oracional” (Raum des Gebets) que debe ser la iglesia: Cristo y la comunidad eclesial. Por lo tanto, un individuo solo no puede entender el espacio litúrgico. Tal espacio debería permitir un despliegue de distintos tipos de oración y tendrá necesariamente su grado de estilización y abstracción (la liturgia no es una representación mimética) cuyo paradigma de sacramentalidad no sería la imagen sino la proclamación de la Palabra.

La Profa. Carolina Blázquez Casado OSA, priora del Monasterio de la Conversión y profesora de la Universidad San Dámaso, destacó algunas claves del pensamiento del oratoriano francés Louis Bouyer, como la dimensión esponsal de la relación con Dios y cómo se plasma en la arquitectura litúrgica. Subrayó el primado de la vida, el sentido auténtico de la tradición y la relación entre los focos celebrativos: la Palabra en medio de la asamblea, creando el espacio litúrgico y presencializando el misterio; desde allí Cristo conduce la asamblea al altar, siendo una memoria del futuro y abriendo una dimensión cósmica y escatológica orientada hacia la Jerusalén celeste y las Bodas del Cordero. Para Bouyer, sin nivelar el sacerdocio ministerial con el bautismal, la sede presidencial no debería ser un polo aparte de la celebración porque Cristo está con el pueblo y reza con él.

El Prof. Fernando López Arias, arquitecto, sacerdote de la Prelatura del Opus Dei y profesor de la Pontificia Università de la Santa Croce y de la Universidad Gregoriana, situó el Concilio Vaticano II entre los dos extremos del “agotamiento poético” (Timothy Verdon) y la excesiva depuración iconográfica de muchos edificios del siglo pasado. Resaltó de los documentos conciliares un deseo de revisión de la arquitectura litúrgica (SC 128), tres principios (la noble belleza, la funcionalidad litúrgica, la participación de los fieles: SC 124) y, según él, el más importante documento sobre el tema porque en ella el Concilio se interpreta a sí mismo, la definición de una iglesia como una “casa de oración” en la que se celebra y se guarda la Eucaristía (PO 5). Recordó que la Declaratio que contenía un programa muy detallado de arquitectura litúrgica y que los padres conciliares no mantuvieron, se publicó en gran medida como el capítulo quinto de Inter Oecumenici.

El Prof. Bert Daelemans SJ, ingeniero-arquitecto, jesuita flamenco y profesor de sacramentos de Comillas, destiló algunos principios de Schwarz, Bouyer y Debuyst para evaluar algunos edificios de reciente construcción. Recordó que para Schwarz la arquitectura “debe ser la liturgia” a su manera, “llevando el mundo a su forma más intrínseca y traducirla en oración”. Su primera ‘iglesia’ era un cáliz y quiso que cada iglesia fuera un cáliz, abierto y receptivo para la gracia y el encuentro con Dios. Propuso seis disposiciones de la asamblea litúrgica alrededor del altar que desgraciadamente se interpretan todavía a menudo como ‘planos’ de edificios y no como son: imágenes instantáneas de la configuración comunitaria que fluctúa y debe fluctuar a lo largo del tiempo litúrgico, abriéndose así a la orientación escatológica, al espacio eterno del Padre.

Al final de la jornada, la Hna. Prado González Heras OSA, fundadora del Monasterio de la Conversión, presentó la visión teológica-espiritual detrás de la Iglesia de la Reconciliación, actualmente en construcción en Sotillo de la Adrada, destacando el lugar del ambón en medio de la asamblea y el recorrido escatológico hacia el altar y la imagen del Cristo Pantocrátor en el ábside.

Las cuatro conferencias convergían en diversos puntos que merecen ser enumerados aquí: destacó la importancia de la comunidad como co-actor del evento litúrgico, conjuntamente con Cristo, y de la iglesia como espacio de oración. Además, resultó sugerente el repetido énfasis sobre la relación entre los principales focos de la celebración como una relación dinámica del ambón hacia el altar, abriendo así una dimensión escatológica. El clima esperanzador de la jornada y el deseo de diálogo se hicieron palpables en las intervenciones, tanto de los ponentes como del público. Un espacio se ha abierto para conversar y discernir acerca de los espacios litúrgicos. La jornada respondió así a una expectativa latente en nuestra sociedad actual, un deseo concreto de evaluar experimentos fallidos y crear nuevos espacios de encuentro. Sin lugar a dudas, esta primera jornada abrió expectativas promoviendo un espacio de diálogo acerca de un tema interdisciplinar de gran actualidad.

arquitecturayliturgia 2

ab

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información acerca de la configuración y el uso de cookies visite nuestra Política de Cookies.