+34 91 542 2800  Contact arrow 02

ico intranet 

Tres docentes del Máster en Filosofía analizaron cómo esta disciplina puede hacernos más libres

COMILLAS - CIHS  |  13 de mayo de 2019 - 08:27

Máster Universitario en Filosofía: Condición Humana y Trascendencia de Comillas CIHS

De izquierda a derecha, Ricardo Pinilla, Teresa Gaztelu y Olga Belmonte, profesores del Máster en Filosofía de Comillas CIHS durante una charla sobre Filosofía para la vida.


 

“La filosofía comienza cuando cuestionamos las verdades pseudoaprendidas y nos asomamos a la verdad en la que estamos arraigados. La verdad es la necesidad más sagrada de todas”. Así define Olga Belmonte, profesora de Filosofía y Directora del Máster Universitario en Filosofía: Condición Humana y Trascendencia de Comillas CIHS, una disciplina que puede ser aplicada en nuestro día a día.

Para Teresa Gaztelu, profesora del Máster en Filosofía, “enseñar filosofía no es entrenar a los alumnos para que ganen combates eruditos, sino contagiarles del amor a la verdad y al diálogo libre y respetuoso en torno a ella”, defendió Gaztelu. Para esta docente, la filosofía sapiencial no busca solo informar, sino formar, poniendo la especulación al servicio de la vida. “No basta con conocer las teorías filosóficas sobre la libertad, hay que preguntarse cómo podemos entenderla hoy y cómo esta comprensión nos puede ayudar a ser más libres”, dijo.

La pregunta fundamental es, en palabras del profesor de Filosofía Miguel García-Baró, “¿en qué medida me concierne, me preocupa realmente la verdad? ¿Hasta qué punto le afecta a la sociedad que a mí me importe la verdad?”. La filósofa Simone Weil decía que estamos inicialmente arraigados en la verdad, pero los aprendizajes (usos, costumbres, el lenguaje…) ofrecen semiverdades que nos alejan de ella.


“Enseñar filosofía no es entrenar a los alumnos para que ganen combates eruditos, sino contagiarles del amor a la verdad y al diálogo libre y respetuoso en torno a ella”. Teresa Gaztelu, profesora del Máster Universitario en Filosofía: Condición Humana y Trascendencia de Comillas CIHS.


Los ponentes, entre los que también se encontraba Ricardo Pinilla, director del Departamento de Filosofía y Humanidades de Comillas CIHS, coincidieron en que hoy en día seguimos necesitando la verdad, pero es difícil llegar a ella entre tanta opinión e información que difundimos y reenviamos en los medios sociales. “Tenemos una gran responsabilidad a la hora reconocer las verdaderas necesidades del alma, de distinguir entre lo que nos conviene y lo que es verdad (aunque no consuele), de preguntarnos cómo vivimos nuestros juicios y qué significa vivir de acuerdo con una determinada verdad”, según Belmonte.

Para Ricardo Pinilla, “la filosofía sapiencial nació como una forma de vida alternativa a la que ofrecía la religiosidad tradicional, que todo lo administraba: el modo de sentir, de vivir, de pensar… Una filosofía para la vida (y no solo especulativa) es una liberación del alma, que nos permite ir más allá del reduccionismo cientificista o de la distopía burocrática en la que hoy estamos inmersos”.

Los tres profesores coincidieron en que la filosofía ha logrado mantenerse con una actitud crítica dentro de la academia, recordando que no todo lo importante se puede medir o registrar. Con dificultades, la filosofía ha preservado las condiciones que la hacen posible: la libertad y la presencia de maestros. “Es necesario que el maestro no busque tener admiradores o imitadores”, sostiene Belmonte. En este sentido, Gaztelu defendió que la filosofía sapiencial no cura, sino que es la verdad la que cura, cuando se busca en diálogo con otros y no se la utiliza para ser felices (aceptando solo verdades que nos convienen).

 

 

ab

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información acerca de la configuración y el uso de cookies visite nuestra Política de Cookies.