91 542 2800  Contactar arrow 02

ico intranet 

Durante la II jornada contra la trata se reveló que el 70% de los jueces y magistrados encuestados demanda mayores esfuerzos para perseguir y atender estos delitos.

JORNADA TRATA 22092017El equipo de investigación sobre trata de la Universidad Pontificia Comillas ICAI-ICADE liderado por Carmen Meneses, profesora e investigadora de la Facultad de Ciencias Humanas y Sociales, reveló que durante 2016 se identificaron 367 víctimas de trata con fines de explotación sexual (102 en 2015) y se detectaron 876, unas cifras no tan altas como cabría esperar teniendo en cuenta la gravedad del problema en España. “Si se estima que aproximadamente en España ejercen la prostitución 114.000 personas, y el número de víctimas que denuncia y es identificada es reducido, nos lleva a preguntarnos por las razones que provocan esta situación y a plantearnos si existe poca incidencia de este fenómeno social en España, o es que no somos capaces de detectar, rescatar y proteger adecuadamente a las víctimas de trata”, afirmó Meneses.

El estudio de los investigadores de Comillas ICAI-ICADE se presentó durante la II jornada contra la trata “Protegiendo a las víctimas de trata”. Los datos fueron obtenidos en tres provincias judiciales (Barcelona, Málaga y Madrid), en las que se encuestó a 71 jueces y magistrados, y se entrevistó a otros 11. Los datos extraídos demuestran las dificultades de instrucción y enjuiciamiento que los jueces se encuentran ante el delito de trata.

Durante la jornada, los expertos lamentaron la escasez de denuncias (solo tres en 2016), y revelaron que en 2015 y 2016 solo se consiguieron algo más de 20 sentencias condenatorias por delitos de trata. Los ponentes se preguntaron si este bajo número de denuncias y sentencias condenatorias es debido a una insuficiente protección a las víctimas, y qué hace falta para proteger mejor a las mujeres y niñas que son rescatadas de la explotación sexual.

“En el equipo de investigación de la Universidad Pontificia Comillas, desde los datos provisionales que manejamos, creemos que no existen mecanismos ni recursos suficientes para rescatarlas adecuadamente y protegerlas para que denuncien a los tratantes”, aseveró Meneses.

Del trabajo de campo, los investigadores detectaron un déficit de colaboración e implicación de las víctimas de trata. “Son procesos que requieren mucho tiempo y medios de investigación que no siempre están disponibles. Los casos de trata pueden colapsar un juzgado de instrucción”, afirman los encuestados. De hecho, más del 70% de los profesionales encuestados subrayó la falta de recursos para atender estos delitos en los juzgados. Idea repetida

Los investigadores también destacaron dos conclusiones. La primera, que es básica la cooperación internacional con los países de origen de las víctimas. El 100% de los magistrados coincidieron en que no solo ellas necesitan protección, sino también sus familiares directos, que pueden ser amenazados por los tratantes. Y para ello se necesita la cooperación internacional. Asimismo, los jueces y magistrados entrevistados aprecian una falta de sensibilidad hacia estos delitos y hacia las víctimas de trata, dado que son procedimientos infrecuentes de los que se tenía poca información. El 85% señaló que la sensibilidad social sobre la trata era escasa. La concienciación social en profesionales y sociedad civil puede ser un primer paso para proteger adecuadamente a las víctimas.

Más fotos aquí

ab

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información acerca de la configuración y el uso de cookies visite nuestra Política de Cookies.