91 542 2800  Contactar arrow 02

ico intranet 

Se presenta en Comillas ICADE un estudio sobre el desperdicio de alimentos en la ciudad de Madrid, donde un 2% de hogares es “gran desperdiciador”

Aprovechamiento de alimentos en Madrid WEBSi tienes menos de 35 años, tienes estudios superiores, vives en un hogar con tres miembros o menos, tienes renta media o alta, y vives en un distrito de Madrid de renta media o alta, tienes muchas posibilidades de ser un “desperdiciador” de alimentos. Ese es el perfil más derrochador según la encuesta sobre desperdicio de comida en hogares que el grupo de investigación E-SOST de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de Comillas ICADE ha llevado a cabo para la ONG Prosalus.

Según Victoria Labajo, investigadora principal del estudio y directora del E-SOST, “no planifican compras, no comprueban fechas de consumo preferente y caducidad, y tampoco conservan los sobrantes de las comidas que, en un 21% de los casos, se tiran”. A pesar de que en los hogares madrileños se percibe cierto cuidado con el desperdicio, del estudio se desprende que el 7% de las personas encuestadas reconoce tirar alimentos a la basura con relativa frecuencia.

Respecto a los alimentos que más se desperdician son frutas y verduras, pan, cereales, repostería y productos lácteos. Las causas que se apuntan como prioritarias son el deterioro de los productos por mala conservación o la preparación inapropiada, junto con la caducidad de los productos, ya que el estudio revela la confusa interpretación que sigue habiendo entre fecha de caducidad y consumo preferente.

Según Prosalus, que tiene en marcha la campaña Yonodesperdicio.org para compartir alimentos, la percepción acerca de cómo nos comportamos en este tema es muy subjetiva, puesto que a pesar de que la encuesta muestra que sólo un 7% de las personas encuestadas reconoce tirar comida a la basura, la Dirección General del Parque Tecnológico Valdemingómez, dependiente del Área de Gobierno de Medio Ambiente y Movilidad, muestra que la tasa de producción de residuos urbanos en Madrid por habitante y año de la recogida selectiva domiciliaria, es decir de la bolsa de restos que depositamos en los contenedores, se sitúa en los últimos tres años en 273 kilos de media, alrededor de 750 gramos al día.

En este sentido, según portavoces de Prosalus, el desperdicio produce que aumenten los precios alimentarios y se agrave el problema del hambre en el mundo.

En la encuesta se pone de manifiesto que la preocupación por el consumo responsable no aparece vinculada al hecho de no desechar alimentos. Asimismo, la concienciación medioambiental manifestada por muchas personas encuestadas no se relaciona con las repercusiones del desperdicio alimentario en el medio ambiente.

ab

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información acerca de la configuración y el uso de cookies visite nuestra Política de Cookies.