91 542 2800  Contactar arrow 02

ico intranet 

Autora: M. García Fernández

Revista: Confer 209 (2016)

Páginas: 29-59

 La autoridad vivida y entendida como servicio ha sido uno de los acentos de la eclesiología del Concilio Vaticano II. Se trata, pues, de un tema trillado y explorado, aunque no por ello agotado. Por este motivo el artículo busca aportar nuevas luces que enriquezcan la nutrida reflexión existente y, para ello se hace desde la óptica del profetismo. De hecho, en el AT y en el NT la cuestión acerca del tipo de autoridad está en estrecha relación con la reflexión sobre la identidad. El modelo de autoridad debe responder a lo que somos y, por esta razón, el modelo por excelencia para el AT es el profeta. Tradición en la que se entronca Jesús llevándola a su plenitud. Así pues, servir y dar la vida, Encarnación y Eucaristía, abajarse, darse, ceñirse la toalla y dejarse la piel serán claves indispensables de una autoridad que se postule como evangélica.

al

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información acerca de la configuración y el uso de cookies visite nuestra Política de Cookies.